BIENVENIDO!!!

GRACIAS POR VISITAR MI RINCONSITO,DONDE QUIERO
COMPARTIR CON TODOS
, MIS IDEAS ,PRACTICAS Y TEORÍAS, SOBRE CRIANZA DE LOS NIÑOS, SU DESARROLLO Y EDUCACIÓN.
TAMBIÉN COMPARTIR NUESTROS INTERESES, MANUALIDADES, MIS LABORES Y AFICCIONES.
SE LO DEDICO A MI PRECIOSA NIÑA NADIA,
PORQUE TODA INFORMACIÓN DE ESTE BLOG,ESTA RELACIONADA CON ELLA Y PARA ELLA.



CONTROL DE ESFINTERES CUANDO BEBE TIENE 6 MESES O MAS


Empezando tarde: Comenzando con bebés mayores de 6 meses
Por Laurie Boucke © 2001-2007



Este artículo está escrito para padres que empiezan el Control Temprano de los Esfínteres (CTE) cuando el bebé tiene 6 meses o más. Algunas familias no se enteran sobre este método hasta que sus bebés han pasado la primera y más grande ventana de oportunidad (entre el nacimiento y los 4-5 meses de edad). La pregunta más frecuente es:
PUEDO TODAVÍA EMPEZAR SI MI BEBÉ TIENE 6 MESES O MÁS?
La buena noticia es que si este método le parece razonable, si le suena apropiado para Ud. y su bebé, sí, está bien intentarlo (a pesar de todas las temibles advertencias en contra). Aunque la primera y más efectiva ventana de aprendizaje termina al rededor de la edad de 5-6 meses, otras ventanas de aprendizaje se abren a diferentes tiempos durante el desarrollo de un niño. Por ejemplo, algunos bebés están nuevamente listos para aprender el uso del inodoro alrededor de los 8-12 meses, 18 meses y/o 24 meses. Siendo que cada niño es único, no hay manera de saber de seguro cuándo su bebé estará receptivo al aprendizaje del uso del inodoro una vez que sea mayor de 5 meses.
La filosofía actual más común es la de esperar hasta que el bebé se entrene a sí mismo a la edad de 2 años o más, implicando que antes de ese tiempo no hay absolutamente nada que un padre pueda o deba hacer sobre el aprendizaje del uso del inodoro.
Eso es absolutamente falso! Y aunque es verdad que algunos niños de 2 años se entrenan a sí mismos, de seguro este no es el caso en todos los bebés. Algunos nunca se auto-entrenan en absoluto.
En realidad, tanto padres como personal de cuidado infantil están desolados de encontrarse todavía poniendo pañales a niños de 4 y 5 años.
Una manera de ver al CTE es como un tipo de póliza de seguro en la cual Ud. sabe que su bebé adquirirá conciencia y control de la eliminación a la edad de 24-30 meses o antes. No es un concurso para ver quién entrena a su hijo a más temprana edad. En cambio, tiene que ver con comunicacion, coherencia y principios personales. Es elejir un estilo de vida.
Si su bebé tiene 6 meses o más, Ud. tendrá que hacer algunas modificaciones al método tradicional de entrenamiento para el uso del inodoro (IPT) .
Generalmente (aunque no siempre) es más difícil empezar con un bebé móvil que ha sido “entrenado” a usar el pañal
o que usa pañales deshechables y no asocia la sensación de humedad con la eliminación.
• Si está usando deshechables, trate de cambiar a pañales de tela, aunque sea a medio-tiempo. Con pañales de tela y sin cobertor plástico, Ud. sabrá inmediatamente cuándo su hijo moja el pañal. Ud. puede entonces empezar a aprender y reconocer los tiempos y patrones de eliminación. Al mismo tiempo, Ud. puede cambiar a su bebé tan pronto como se ensucie y evitar enseñarle a estar cómodo con la sensación de humedad.
• Considere el uso de pequeños pantalones de entrenamiento y luego cambie a ropa interior regular. Ud. puede coser sus propios interiores o pantalones, usando pantalones tipo sudadera con cintura elástica como patrón básico. Estos son fáciles de subir y bajar en un apuro. Ud. puede usar cualquier material que le guste, dependiendo de las condiciones climáticas, presupuesto y otros factores relevantes.
• Cuando sea posible y conveniente, deje a su hijo estar sin pañales. Aunque no es un requerimiento del método de IPT que los bebés estén desnudos, esto incrementa su conciencia de eliminación y acelara el proceso de aprendizaje (algunas veces dramáticamente!). Ellos instántaneamente experimentan la causa y efecto. La segunda mejor opción después de ir sin pañales es usar pantalones con abertura china en la ingle. Esta ropa china tiene una abertura en la parte posterior, permitiendo a los bebés ponerse en cunclillas y usar el inodoro sin ensuciarse.
• Intente diferentes posiciones en el orinal hasta que encuentre una que sea cómoda y conveniente para Ud. y su bebé. Para bebés más pequeños, puede intentar algunas de las posiciones en brazos que se usan con recién nacidos. Para bebés mas independientes y móviles las posiciones en brazos pueden no resultar convenientes. Busque un pequeño inodorillo adecuado al tamanho de su bebé; alternativamente, puede usar un adaptador de inodoro para niños o sentar directamente a su niño en el inodoro.
• Estudie los ritmos y patrones de eliminación de su bebé en relación a las comidas y después de despertarse. Por ejemplo, muchos bebés necesitan eliminar inmediatamente luego de despertarse en la mañana o luego de las ciestas. Posteriormente, podrían necesitar orinar una vez cada 30 minutos por unas 2 o 3 veces más; luego el tiempo puede incrementar a una hora antes de que necesite ir otra vez al inodoro. Por otra parte, algunos niños continúan orinando a intervalos de 15-20 minutos durante un tiempo mayor.
Estudie y aprenda el lenguaje corporal de su hijo en relación al uso del inodoro. Cada niño tiene su propio conjunto de señales. Algunas son extremamente sutiles y difíciles de reconocer, mientras otras pueden ser abiertamente obvias.
• Introduzca un sonido o palabra que Ud. y su bebé la asocien a la eliminación. El sonido “sssss” es popular en muchas culturas, o Ud. puede preferir decir “piii piii” mientras su hijo orina o cuando piensa que necesita orinar. Puede usar el mismo sonido (o dos diferentes) para orina y caca.
• Use lenguaje de señas o alguna señal con las manos que Ud. prefiera. Esto es especialmente útil con bebés preverbales, ya que les permite comunicar sus necesidades antes de que puedan hablar.
• No espere resultados inmediatos os absolutos por varios meses. No hay una escala de tiempo fijo para el método de IPT. Algunos padres se sienten frustrados si su bebé no parece interesarse por estar seco, olvidando que ellos mismos le enseñaron a orinar en el pañal como primera opción. A los bebés les toma un tiempo considerable olvidar esto que aprendieron.
• Mantenga una política de puertas abiertas dejando a su babé acompañarlo a Ud. (los padres son de especial ayuda en el caso de los ninños varones) al inodoro. Deje a su bebé observarlo a Ud y/o otros miembros de la familia usar el inodoro y menciónele sobre usar el inodorillo o el inodoro grande con un adaptador para niños. Aprender con el ejemplo y mediante la observación puede ser útil para algunos, pero no ponga demasiado énfasis en esto. Si su hijo tiene curiosidadad, va a observar y aprender.
Esté relajado, gentil y pasiente. Acepte y disfrute el ritmo de aprendizaje de su hijo. Nunca compare los resultados de su hijo con los de otros en una forma competitiva o juiciosa. Evite todo tipo de presión, enojo, castigo y otro tipo de emociones negativas, parabras, entonaciones o acciones.
Si Ud. siente que la eliminación es “yack” (En mi humilde opinión, un complejo occidental que proviene del tener que cambiar/limpiar pañales), esfuércese por superar este sentimiento. Aqui es donde los niños ganan control o se ponen obstinados, si ellos saben que eso le molesta a Ud. En sociedades no occidentales, la madre solo sonríe ante los accidentes y los limpia, sin ninguna reacción emocional negativa.
• Siempre recuerde que cada niño y cada situación familiar es única. Aprenda de sus errores para encontrar lo que funciona para usted.
Algunos padres no tienen problema consiguiendo que sus bebés orinen en el inodoro pero no obtienen resultados con la caca, o vice versa. No se preocupe! Esto tambien debe pasar.
Siga la corriente del proceso natural de aprendizaje de su bebé. Un escenario común es la de un ninño pequeño que le hace saber que hizo pipí o caca inmediatamente *después* de haberlo hecho en sus pantalones o pañal. Todo esto es parte del proceso de aprendizaje, y su niño eventualmente aprenderá a avisarle con anticipación.
Habrán buenos y malos días, logros impresionantes y los inevitables percances. Espere un paso atrás por cada tres hacia adelante. Los niños pequeños están muy ocupados aprendiendo muchas nuevas habilidades y pasando nuevos hitos de desarrollo, además de pasar por incomodidades ocacionales como la dentición o enfermedades. Muchas cosas (incluyendo viajes o huéspedes) pueden interrumpir temporalmente el aprendizaje, pero el bebé volverá a encaminarse nuevamente si Ud. se mantiene consistente.
• Espere alguna resistencia y distracción con niños pequeños. Por ejemplo, cuando ellos atraviesan por la fase de decir “no” a todo, su “no” no siempre significa “no”. En breve, si Ud. pregunta a su niño si necesita ir al inodoro y se encuentra con un “no” resonante, esta respuesta algunas veces puede tener poco que ver con su pregunta. Todo esto es parte de aprender a “leer” a su hijo y familiarizarse con todas sus formas de comunicación.
En lo que tiene que ver con los elogios, haga lo que piense que es correcto, normal y natural para Ud. y su pequeño. Si se siente con ganas de elogiar a su hijo, está bien. Si Ud. no cree en los elogios, simplemente diga o explique lo que está pasando cuando su hijo va al inodoro.
• Los hermanos mayores pueden ser de gran ayuda en este método. Ellos pueden enseñar con el ejemplo, inspirar, entretener y ayudar en muchas maneras. Algunos hermanos son mejores que los adultos “leyendo” a sus hermanos bebés.
Algunas familias que se enteran de este métod un poco tarde acaban entrenando a dos niños al mismo tiempo, un bebé y un niño pequeño, o inclusive dos niños pequeños. Padres con dos niños pequeños pueden usar el IPT con ambos hijos al mismo tiempo, siempre y cuando Ud. sea paciente; no tenga expectativas que puedan llevar a algún tipo de sentimiento negativo o reacciones; y respete/acepte la manera individual de aprendizaje.
Para padres que empiezan con bebés que ya caminan, a cualquier hora en que su hijo haga en el piso (o en cualquier otra parte), dígale como un hecho (objetivamente) lo que hizo y que eso va en el inodoro. Limpie el desorden y, junto con su niño, llévelo al inodoro o al inodorillo. Explíquele nuevamente que es mejor que el pipí o caca vayan en el inodoro. Haga esto cada vez que tenga un accidente.
Tenga confianza en su intuición, escuche a su voz interior, tenga fe en usted, relájese y disfrute.

No hay comentarios:

Related Posts with Thumbnails
Related Posts with Thumbnails
¾
Plantilla creada por laeulalia basada en la minima de blogger.